The "corky" way

El corcho es un material al que estamos tan acostumbrados que jamás podríamos haber imaginado la infinidad de aplicaciones que tiene

El corcho está por todas partes; tapando botellas, en muebles, en elementos de decoración, en maquinaria, vehículos e incluso sujeta las chinchetas de millones de personas alrededor del mundo. Pero... ¿qué sentido tiene en un handplane o en una tabla de surf? ¿Es sólo estética? Los que ya nos conocéis sabéis que la respuesta es claramente no. Valoramos cuidadosamente todos los materiales que incorporamos a nuestros productos y el corcho no es una excepción.


Éste material es, básicamente, la corteza del alcornoque, una especie de árbol repartida principalmente por el Mediterráneo occidental, siendo Portugal el mayor productor de corcho del mundo seguido por España. El alcornoque es un árbol muy especial; combate la desertificación de los ecosistemas ya que es capaz de retener la humedad del suelo de manera muy efectiva e impide su erosión. Las dehesas, ecosistema natural del alcornoque, tienen un valor único al ser santuarios protegidos que dan cobijo a numerosas especies endémicas en peligro de extinción como el lince ibérico o el águila imperial blanca, además de servir como hogar invernal para numerosas aves migratorias. De hecho, España cuenta con el bosque de alcornoques mejor preservado del mundo en Andalucía; Los Alcornocales.

Madriguera de lince ibérico en una corteza de alcornoque. Foto: Barnacork

Una vez que sabemos las implicaciones generales del alcornoque y su importancia medioambiental y económica vamos a analizar con más profundidad las propiedades del corcho en sí:


  • Materia prima local: como hemos visto, la península ibérica es el referente mundial en la producción de corcho; consumir producto local es sostenible y bueno para nuestra economía. Su explotación responsable protege y cuida de la flora y fauna de las dehesas, estableciendo un equilibrio sostenible.

  • Propiedades únicas; el corcho es ligero, fácil de trabajar y sobre todo muy elástico y compresible, con una gran capacidad de recuperación dimensional, lo que lo hace ideal frente a los golpes. Además de ser impermeable, tiene una gran resistencia mecánica, es prácticamente imputrescible y difícilmente se ve atacado por insectos xilófagos (como la carcoma). Y último pero no menos importante; a diferencia de muchos materiales usados en la industrial del surf, ¡no es tóxico!

  • Se cosecha: similar a lo que pasa con la madera de paulownia, cada alcornoque, que viven una media de 185 años, se puede cosechar unas 15 veces a lo largo de su vida útil mediante el descortezamiento, gestión que ha de hacerse de manera adecuada para obtener una producción óptima y permitir que el árbol regenere su corteza.

  • Vida circular: además de ser biodegradable, el corcho se puede reciclar un número infinito de veces, ya sea para fabricar nuevos productos o, en el caso de las partículas más pequeñas, para servir como combustible que alimente nuevos procesos productivos.


Y ahora, ¿en qué beneficia el corcho en la industria del surf? La verdad es que introducir el factor sostenibilidad en el surf es todo un reto, ya que la combinación de fibra de vidrio+resina de poliéster+espuma de poliuretano es muy difícil de emular, dejando valoraciones éticas y medioambientales aparte.


Por ello, es importante combinar distintos materiales alternativos que nos ayuden a igualar, e incluso superar las prestaciones de lo que queremos sustituir. Ya hemos visto, sobre el papel, todas las propiedades beneficiosas para el medio ambiente que tiene el corcho, e incluso sus propiedades mecánicas, pero falta explicar cuánto de ello es útil en una tabla de surf o, en nuestro caso, en un handplane:

  • Producción: al ser un material no tóxico, fácil de trabajar y biodegradable es tremendamente beneficioso para el shaper, ya que no perjudicará su salud y la gestión de residuos es muy sencilla.

  • Rendimiento: al ser flexible y adaptable no limita, sino que acompaña a los materiales estructurales de nuestra tabla. Esto permite utilizar menos recursos estratégicos como la madera, enfocándola a un papel estructural.

  • Vida útil del producto: muchas veces hablamos mucho de materiales pero la durabilidad es esencial. Como podéis observar, colocamos el corcho alrededor de la tabla, protegiendo las zonas más vulnerables. Al resistir muy bien a los golpes, marcar la madera o estallar la fibra de lino ya no será una preocupación.

Corcho protegiendo un laminado de fibra de lino en una de nuestras alaias.

Por tanto, la nueva generación de nuestros handplanes introducen el corcho para dotarles de mayor durabilidad, reducimos la cantidad de madera por tabla y además les damos un look más natural y bonito.


Queremos aprovechar la ocasión para subrayar el papel excepcional de Barnacork, productor de corcho radicado en Barcelona, de los que hemos aprendido un montón sobre el corcho; merece la pena pasarse por su página y conocer, aún más, el mundo de éste excepcional material. Con más de 6o años de experiencia y ante la inexistencia de un servicio oficial de recogida y reciclaje de corcho, colaboran con la organización Aflote para le recogida y reciclaje del material de corcho, creando así puestos de trabajo para personas de colectivos desfavorecidos.


#sustainable #cork #handplane #bodysurf #ilovenatural