0

Michel Barland y "Les Tontons Surfeurs"

Padre del shaping computerizado, fundó junto a Jaques Rott la primera marca de tablas de surf europea.

Barland en su máquina de shape con un blank semi-terminado.

Michel Barland nació en la localidad francesa de Bayona en 1929 pero creció a orillas del mar, en Biarritz. Formó parte del primer grupo de personas en abrazar el surf en el continente y sin duda, fueron los que consiguieron catalizar el deporte en toda Europa. Obviamente, antes del advenimiento del surf como tal, yendo de pies en una tabla, los europeos ya sabían disfrutar de las olas haciendo bodysurf y primitivas tablas como el "planky" (hablaremos sobre ellas próximamente) eran comunes en las playas.


La casualidad quiso que, en 1956, la tranquilidad de la localidad costera de Biarritz se viera afectada por la llegada de una especial comitiva; un grupo de californianos que venían a Francia a rodar la película "The Sun Also Rises", adaptación cinematográfica del libro "Fiesta" de Ernest Hemingway. Entre ellos se encontraban Peter Viertel, casado con Deborah Kerr, y Dick Zanuck, hijo del productor Darryl Zanuck. Del grupo, Zanuck era el único que surfeaba y se hizo traer una tabla de surf de contrabando (para evitar los aranceles) desde EEUU vía España para poder disfrutar de las prometedoras condiciones en las playas francesas. Desgraciadamente, Viertel, que no sabía hacer surf, olvidó poner parafina en la tabla y en un intento de surfear, la tabla acabó en las rocas con el nose dañado. Por suerte, allí estaba George Hennebutte, un inquieto joven, adelantado a su época, que gracias a que ya trabajaba con resina de poliéster, pudo arreglar la tabla de Zanuck. Eso sí, una vez la reparó, quiso probar él también. Finalmente, tanto Viertel como él desistieron en sus intentos de aprender a surfear con aquella tabla.

Las primeras tablas en Côte des Basques, 1958. A la derecha André Plumoq sostiene la tabla que Viertel mandó a las rocas y que Hennebutte arregló posteriormente y Joël de Rosnay sostiene la segunda, llegada ese mismo año.

Tras el rodaje, la tabla se quedó en Biarritz junto a Hennebutte y esto llegó a oídos de un carpintero de Dax, llamado Jaques Rott, quien pidió permiso al primero para tomar medidas de la famosa tabla para poder replicarla. Para el verano de 1957, Rott y su hermano habían fabricado dos réplicas en madera de balsa que llegaron a pesar 25 kilos. Pronto, con la llegada de más tablas importadas se creó un pequeño grupo de surfistas denominado "Les Tontons Surfeurs" formado por Georges Henebutte, Joël de Rosnay, Plumcoq, Robert Bergeruc, Pierre Laharrague, Joseph y Jo Moraïz y Bruno Reinhardt entre otros. De ellos nacieron las primeras iniciativas como tiendas de surf (Jo Moraiz Surf Shop, 1965), clubes (Waikiki Surf Club, 1959) y, por supuesto una marca de tablas europea, donde entra nuestro protagonista, Michel Barland.

Les Tontons Surfeurs en 1959; Pierre Laharrague, J. Bichuet, Paul Pondepeyre, Carlos Dogny, Robert Bergeruc, M. Lartigues, Michel Barland, Georges Hennebutte, Claude Durcudoy y Joël De Rosnay

Barland, ingeniero mecánico de profesión se asocia con Jaques Rott para dar vida a la primera marca europea de tablas; Barland-Rott. Comenzaron con tablas de madera y la transición a materiales más modernos como el foam y la resina de poliéster no fue fácil, por la falta de acceso a materiales de calidad pero perseveraron y en 1959 se produjeron las primeras tablas modernas. Pero si bien Barland-Rott se convirtió en toda una institución del surf francés, la aportación de Barland revolucionó la industria poniendo encima de la mesa un debate aún sin resolver.



Tradicionalmente, el shapear una tabla de surf ha sido un proceso puramente artesanal; destreza, paciencia y ojo clínico y para muchos es parte fundamental del deporte, parte de su esencia. sin embargo, Michel Barland no tenía esa visión, es más vio en ese proceso un problema para un mercado en crecimiento; se tardaban casi 3 horas en shapear una tabla a mano. Él, en 1979, tras 5 años de desarrollo y gracias a su talento como ingeniero consiguió diseñar una máquina y un software que podían realizar ese trabajo en menos de 20 minutos, una proeza tecnológica para el momento. Cabe destacar que por aquella época los ordenadores personales no existían, ni ratones, ni interfaces amigables; era pura programación. Básicamente, su invención consistía en una fresadora móvil controlada por un ordenador que se programaba para un shape o forma específico. Al final del post podéis encontrar un ejemplo de una máquina CNC funcionando.

Barland a los mandos de su máquina CNC.

Si bien su aportación no está exenta de polémica, cabe destacar que en menos de 25 años pasó de no conocer el surf a revolucionar la industria totalmente, abriendo un mundo de posibilidades impensables hasta el momento. Afortunadamente, si bien las grandes manufactureras enfocan su producción en los blanks pre-shapeados, siguen existiendo pequeños artesanos puristas que mantienen y transmiten toda su sabiduría con sus tablas 100% hechas a mano. Un servidor no se posicionará ni a favor ni en contra de cualquiera de las opciones, ambas tienen sus pros y sus contras pero sí que es esencial, como consumidores responsables, realizar el ejercicio de conocer todo el proceso que hay detrás de un precio y de un producto para poder apoyar, mediante nuestras decisiones de compra, los proyectos y empresas que más se alineen con nuestros valores.



#barlandrott #surf #surfculture #france #history #cnc #biarritz




  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Pinterest - Black Circle

© 2020 by Marshall Handplanes

Logo normal negro vectorizado - interior