Hablemos de micelios

Probablemente nunca habrás escuchado nada acerca de los micelios, pero conforman el organismo más grande del mundo, con una extensión de 10 kilómetros cuadrados y más de 2.000 años de edad, casi nada!

mycelium packaging
Nuestro nuevo packaging para el modelo "Corky" está hecho de micelios y residuos agrícolas.

Vamos a la pregunta del millón ¿Qué son los micelios? En pocas palabras, los micelios son las raíces de los hongos, una especie de red o maraña de filamentos que se extiende por el suelo, como si fuera una manta. Ayudan en la descomposición de la materia orgánica del suelo, incrementan la eficiencia de otras especies vegetales y sirven de alimento para algunos invertebrados ¿Sigues sin entender nada? Pongamos las cosas en perspectiva.


Para entendernos, los micelios son el Internet de la naturaleza; su red conecta bosques enteros entre sí y por ésta fluyen nutrientes e información. El Internet se creó como un sistema no centralizado en el que, gracias a su ramificación, puede seguir funcionando como una red utilizando otros nodos alternativos en el caso de que alguna de sus ramas se rompa. Éste concepto está basado directamente en los micelios.


Bien, entonces ya sabemos que los micelios actúan como el Internet, conectando la biosfera mediante relaciones simbióticas entre los distintos organismos. Por ejemplo, los árboles dan el carbono del CO2 que absorben a los micelios y éstos, a cambio, les proporcionan minerales esenciales como nitrógeno y fósforo.


Por si esto fuera poco, mediante la red micelial los árboles hablan entre sí; son capaces de identificar a ejemplares de su misma especie y mandarse nutrientes mutuamente, favoreciendo su reproducción. También se da interacción entre distintas especies, sobre todo cuando surgen peligros como depredadores, especies invasivas o enfermedades. Incluso se ha llegado a observar que, tras procesos de deforestación, los árboles han usado las redes miceliales para mandar señales de estrés a otros ejemplares.


Los beneficios de estar conectados mediante esta red incluso incluyen un "sistema de salud público" de los bosques; existen micelios cuyos hongos están diseñados para luchar contra enfermedades y patógenos, como pueden ser, por ejemplo, algunos tipos de insectos. También limpian suelos contaminados con pesticidas o hidrocarburos, descomponiéndolos y convirtiéndolos en carbohidratos (azúcares). Los micelios, al igual que los humanos, odian las bacterias y toxinas, siendo, por ejemplo, un remedio eficaz para eliminarlas en explotaciones ganaderas evitando que residuos fecales contaminen acuíferos. Esto también explica que algunos de los antibióticos más efectivos procedan del cultivo de los hongos.


Además de su función desconocida pero esencial en el medioambiente, los micelios tienen una serie de aplicaciones muy interesantes en productos de nuestro día a día. El primer sector en donde los micelios están dando que hablar es en el del embalaje; tradicionalmente, el material más utilizado es el EPS (Poliestireno Expandido, derivado del petróleo), el clásico corcho de bolitas blancas. Si bien tiene unas propiedades ideales para su uso como embalaje y es reciclable, es importante buscar alternativas sostenibles a productos petroquímicos.


Nuevo packaging de micelios para el modelo "Corky"

En éste ámbito, la empresa de biotecnología estadounidense Ecovative es una referente mundial y en Europa, nuestros vecinos holandeses de Grown.bio ofrecen varios productos que utilizan micelios como elemento principal (embalaje, aislantes, decoración, etc.) mediante la tecnología de Ecovative. Básicamente, el principio se basa en dos ingredientes; un sustrato, que en nuestro caso son residuos agrícolas, y los micelios. La mezcla, se cultiva bajo unas condiciones determinadas y en el molde con la forma que queramos y en unos pocos días tendremos un packaging perfecto 100% orgánico. los micelios se encargan, al crecer, de aglutinar al sustrato transformándolo en algo con integridad y manipulable. El proceso es más sencillo de lo que podamos pensar, de hecho podemos comprar kits para hacerlo nosotros mismos en casa.

Con la incorporación de los micelios en nuestros embalajes queremos seguir demostrando, como hasta ahora, que existen alternativas sostenibles a los retos cotidianos a los que nos enfrentamos. La Naturaleza nos lleva millones de años de ventaja y, a veces, únicamente hay que sentarse con papel y boli y aprender.

El embalaje desmigado y listo para volver a la tierra, así de simple.

#mycelium #ecovative #grownbio #sustainable #packaging #nature #biotech