0

George Greenough, biomimesis y la shortboard revolution.

Pionero indiscutible, llevó el diseño de la quilla a límites insospechados y catapultó el surfing hacia una nueva era.

Greenough posando con su magnum opus.

George Greenough nació en 1941 en el seno de una acomodada familia en Montecito, California y pronto desarrolló una gran pasión por el océano. A sus tiernos 10 años ya disfrutaba de la magia de las olas, las cuales cabalagaba de rodillas, en sus kneeboards, ya que le gustaba la sensación de velocidad que éstas otorgan, al estar más cerca de la ola además de que los longboards de la época no le convencían.

"I really never liked the longboard, it had no flexibility or spontaneity. You couldn't really do anything with it, and the boards were heavy and hard to handle. So, I made what I needed to help me fit tighter into the pocket of the wave." - George Greenough

Ya cuando estaba en el instituto, George se hacía sus kneeboards en el taller de carpintería, utilizando madera de balsa. El californiano shapeaba y surfeaba con sus propias tablas, mejorándolas y adaptándolas a su estilo y gusto. Fruto de esa búsqueda personal nació su invención, tomando de inspiración las aletas de la cola de los atunes, uno de los peces más rápidos y maniobrables de los mares (pueden alcanzar hasta 100km/h) . De este modo, Greenough tomó de la naturaleza el diseño y lo aplicó en las quillas de sus kneeboards creando la denominada "high aspect ratio fin".


Comparación entre una quilla de longboard de los años 60 (izda) y el diseño de Greenough (dcha).

En 1964 el genio descalzo (nunca utilizaba zapatos) creó algo nunca visto; un kneeboard revolucionario diseñado para que tanto la tabla y la quilla funcionaran como un único ente, al igual que lo hace un pez en el agua, combinando el movimiento de su cuerpo con sus aletas. De este modo nació el flexspoon, apodado Velo. El propio nombre del concepto nos da unas valiosas pistas; "flex" ya que toda la tabla era flexible, actuando como un muelle y "spoon" dada su forma, con un borde de foam bordeando toda la tabla menos el tail, dejando en la zona central únicamente fibra de vidrio.


Flexspoon shapeada por Hayden en la que se aprecia la característica forma del diseño.

Greenough viajó a Australia en 1964 y sus diseños no pasaron inadvertidos a los ojos de Nat Young y Bob McTavish, futuras leyendas en la historia del surf. Young asimiló las ideas del californiano e introdujo la high aspect ratio fin en la tabla que le llevó a la victoria en San Diego el Campeonato del Mundo de surf de 1966. Indudablemente, conocer a Greenough influenció en gran medida a los dos australianos, pero sus historias también merecen un espacio exclusivo.


Las aportaciones de Greenough, que con sus tablas iba más rápido, hacía giros más radicales y se metía más profundo en el tubo que ningún otro local fueron factores esenciales que contribuyeron al comienzo da la shortboard revolution acaecida a finales de la década de los 60 y principios de los 70.

George’s fantastic little invention is a revolution.” - Bob McTavish, 1966
Greenough con su "Edgeboard" donde se aprecia su logo, inspirado en los cazas Curtiss P-40 Warhawk.

Sin embargo, las tablas que Greenough diseñaba estaban pensadas para condiciones perfectas y poca gente en el agua, cosa que cambió a finales de los 60 a medida que el surf se fue haciendo cada vez más popular. El ecléctico surfista se mudó a rompientes más solitarias pero de peor calidad, por lo que tuvo que diseñar una nueva tabla que cumpliera con las nuevas condiciones; así nació el Edgeboard.

Planos del Edgeboard.

Básicamente, lo que se buscaba con el Edgeboard era una mezcla entre un displacement hull, para poder lidiar con mares picados y una superficie cóncava rematada con cantos duros para generar velocidad. El diseño, pese a no tener éxito comercialmente debido a su complejidad y a la llegada del thruster, se reveló como una opción muy eficaz en surf de olas grandes. Una vez que la tabla cogía velocidad, se levantaba, como un hydroplano y se asentaba sobre la pequeña área cóncava. De ésta manera había menor superficie "mojada", aumentando la velocidad y a su vez, gracias al canto duro de ésta área, se ganaba agarre con lo que las quillas podían ser más pequeñas, reduciendo el rozamiento y aumentando, una vez más, la velocidad.


Greenough también solía coger olas sobre un colchón inflable (surf mat) y construía carcasas acuáticas para cámaras de vídeo, haciendo posibles increíbles tomas desde e agua. A continuación extracto de la película Crystal Voyager (1973) escrita y narrada por el propio Greenough donde, como cierre final, aparecen unas imágenes onboard de él mismo dentro de un tubo. En la versión completa de la película, esta parte tiene como banda sonora la canción Echoes de Pink Floyd, quienes autorizaron el uso de su obra a cambio de poder disponer de las revolucionarias imágenes para sus conciertos.


Hoy en día George Greenough sigue viviendo fiel a su filosofía en Byron Bay, Australia, activamente comprometido con la limpieza de los océanos. Nunca debemos olvidar ni su legado ni el de tantos otros que han contribuido de forma altruista y apasionada a mejorar lo que todos amamos; el surf. Gracias.

#georgegreenough #surf #fin #flexspoon #california #pinkfloyd #innovation #kneeboard #shaper #natyoung #bobmctavish

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Pinterest - Black Circle

© 2020 by Marshall Handplanes

Logo normal negro vectorizado - interior