0

Bob McTavish

Elemento clave en la "shortboard revolution" de los años 60, formó parte, junto a Greenough y Nat Young, del triunvirato más influyente de la historia del surf.

Bob McTavish nació en Mockay, Queensland en 1944, un año antes de que acabara la Segunda Guerra Mundial. Comenzó a surfear pronto con tablas enormes y pesadas, que era lo que se estilaba en la época, las cuales no eran suficiente para él. Tanto era así que dejó el colegio con 15 años y, tras trabajar unos años en la radio como panelista, se metió de cabeza en la industria del surf con un objetivo claro: diseñar y shapear tablas que cumplieran con sus requerimientos.

“Remember we are not slaves to the template, the template is slave to us!”- Bob McTavish

Como muchos shapers en aquella época, McTavish era un surfista excepcional, debatiéndose las victorias con el legendario Nat Young, que fue un agente determinante en la revolución que ambos, junto a George Greenough, iban a comenzar. Pero Bob dejó pronto su aventura de surfista profesional y se dedico íntegramente a hacer las cosas a su manera. Coetáneamente, al otro lado del océano, George Greenough también tenía las mismas aspiraciones que McTavish en lo referente a cómo el binomio tabla-surfista debían comportarse en la ola. En una época donde el noseriding era la maniobra estrella del surf, ellos soñaban con poder utilizar toda la fuerza de la ola para maniobrar sin perder velocidad.

De izquierda a derecha; Chris Brock, George Greenough, Garry Keyes y Bob McTavish en WIlderness, el taller de George en Santa Bárbara. 1967.

McTavish siempre había idealizado la idea de una tabla más corta y ligera y por tanto, más rápida y maniobrable, pero lo acababa olvidando... hasta que vio a George Greenough en acción con uno de sus kneeboards. Corría 1965, George visitó a Bob en su taller en Nueva Gales del Sur(f) y se labró una relación que cambiaría el mundo del surf radicalmente y en un espacio de tiempo muy corto; el australiano quedó impresionado por los inventos del ecléctico californiano y se lanzó a aplicar todo aquello a una tabla de surf.

Greenough en esencia, desafiando los límites de la física en uno de sus kneeboards.

Para 1966 "Magic Sam" ya había nacido y fue su "padre", Nat Young, quien la llevó al pedestal más alto del Olimpo al ganar el Campeonato Mundial ese mismo año. Pese a que hoy en día esa tabla estaría catalogada como un longboard progresivo, en la época fue una revolución total. Para comprender la magnitud de la influencia que estos tres jóvenes produjeron, de 1967 a 1970 el peso medio de las tablas de surf bajó de 12 a 6 kilos y el estándar de longitud acabó rondando los 7'6'', partiendo de unos 10' - 9'4''. La campeona fue fruto de muchas horas de investigación en las que Young y McTavish mezclaban y reinventaban conceptos, partiendo de los eggs y pigs de la época.

Diseño de "Magic Sam", shapeada por Nat Young, incluía conceptos revolucionarios como la high aspect ratio fin de Greenough, líneas más finas y cantos más afilados. También contaba con profundas influencias derivadas de los diseños de Dale Velzy.

"Magic Sam" fue la última tabla en ganar un campeonato de surf en el que las tablas de surf no se categorizaban entre shortboards y longboards. De ésta pequeña gran revolución nació el concepto high performance; la búsqueda de los surfistas más progresivos en el planeta para conseguir tablas que les permitieran aprovechar mejor la fuerza de la ola, surfear más rápido y realizar giros más agresivos. Mientras que en Estados Unidos el surf ya estaba prácticamente industrializado y la concepción de éste era más conservadora, Australia fue un caldo de cultivo perfecto para el fenómeno que efectivamente se produjo.

McTavish y Gerry Keyes observando un nuevo shape en 1969. Foto de John Witzig.

Además, McTavish, no contento con "Magic Sam", fue un paso más allá y desarrolló el ahora archiconocido "vee-bottom", plasmándolo en una nueva tabla denominada "Plastic Machine" en 1967. Básicamente, éste diseño se basa en dos planos convexos, como si fueran un tejado a dos aguas, situados en el tercio final de la tabla con el objetivo de ayudarle a pivotar y que la transición canto a canto sea más fácil y fluida, es decir, hacer la tabla más maniobrable. Aunque con el tiempo el "vee-bottom" no ha acompañado a las tablas cortas en su desarrollo por sus limitaciones en términos de velocidad, sigue muy presente en shapes más clásicos.


Sin embargo, la invención del "vee-bottom" siempre ha tenido cierto debate; aunque la mayoría de las fuentes indican a McTavish como su creador, Midget Farrely, influente surfista y shaper australiano de la época, reclamaba la autoría del diseño.

McTavish con uno de sus primeros "Vee-Bottom". Se pueden observar perfectamente los contornos de la tabla, con la "v" en casi toda la tabla, que luego se vería relegada al último tercio.

Películas como "The Hot Generation" o "Fantastic Plastic Machine" plasman pequeños extractos de esta fascinante época, llena de cambios y experimentación.


Tras toda la vorágine en la que McTavish se vio envuelto, en los años 70 se hizo testigo de Jehová, abandonando por completo la industria del surf. Sin embargo, volvió a las andadas en los 90 y hoy en día sigue fabricando tablas y surfeando con más de 70 años.

#mctavish #veebottom #australia #surf #innovation #surfculture

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Pinterest - Black Circle

© 2020 by Marshall Handplanes

Logo normal negro vectorizado - interior